Las Perseidas

martes, 17 de agosto de 2010
Perseida sobre el Lago Balaton, Hungría.
Crédito: NASA


Para hoy, muchos de ustedes ya deben de haber escuchado sobre las Perseidas, veremos porque este fenómeno recibe este nombre y algo de información general, aunque también es conocido como Lágrimas de San Lorenzo.

Antecedentes

Se les denomina Perseidas ya que su punto radiante (localización celeste aparente de donde provienen los meteoros) se encuentra en la constelación de Perseo (de hecho, entre Perseo y Casiopea). Más adelante veremos el porque se dice que es aparente. Cabe aclarar que este es nombre oficial, es decir, es el reconocido por la comunidad científica.

El otro nombre (Lágrimas de San Lorenzo) es una expresión popular, arraigado por una leyenda urbana de la historia católica. En esta historia se cuenta que el 10 de agosto del 258, los romanos capturaron al diácono cristiano Lorenzo y lo convirtieron en cenizas. Desde entonces, se le otorgó la categoría de 'Santo' y el 10 de agosto quedó como fecha conmemorativa de su muerte, fecha que se encuentra en periodo de la lluvia de estrellas de las Perseidas, y en la Edad Media se comenzó que se debían a las lágrimas que Lorenzo no pudo contener cuando lo torturaron hasta la muerte... claro está, que cuando se comenzó a narrar la leyenda, nunca aclararon que pasaba antes de que Lorenzo fuese ultimado.

No me extenderé mucho sobre la historia del fenómeno, solo para terminar esta pequeña sección, en 1866, Schiaparelli demostró que la órbita de las partículas de la lluvia coincidía con la órbita del cometa 1862 III, conocido en la actualidad como 109P/Swift-Tuttle.

¿Cómo es que sucede?

Es una interesante cuestión. Tiene lugar debido a que durante su periodo de traslación, la Tierra cruza la estela de partículas que el cometa 109P/Swift-Tuttle deja cuando pasa por el exterior del Sistema Solar. Estas partículas, al entrar en contacto con la atmósfera de la Tierra y desintegrarse, dan lugar al fenómeno conocido como 'estrellas fugaces', las cuales se dividen en dos grupos, meteoros y bólidos. Los meteoros son partículas de un tamaño extremadamente pequeño (prácticamente polvo) y los bólidos son fragmentos de mayor masa, lo cual proporciona un excelente espectáculo, pues dan lugar a explosiones, cambios de color, etc. Si el bólido tiene la masa suficiente puede llegar a tocar suelo terrestre, situación en el que cambia de nombre, en este momento se llama meteorito.

Hace diez años, se tenía la idea de que estas partículas eran homogéneas, pero investigadores del Observatorio Ondřejov en la República Checa, compararon las rutas de los meteoros observados a través de la atmósfera con las curvas de luz predichas por un modelo físico de partículas homogéneas, y encontraron que no estaban en consonancia, demostrando que los meteoroides se componen de dos partes principales, el grano y la cola. Este año, el equipo espera obtener datos que les ayuden a refinar sus modelos. Los movimientos de los meteoroides dicen cuantos fragmentos se separan y se extienden a través del Sistema Solar.Eso ayudará a los investigadores a probar sus predicciones de exactamente dónde y cuán densa es la lluvia anual, esta información es crucial para las misiones espaciales.

Es considerada la tercer lluvia de meteoros más importante. Las partículas alcanzan los 59 km/h. Miembros de la International Meteor Organization (IMO, un grupo de astrónomos aficionados), recopilará los informes de los avistamientos hechos a simple vista (con la ayuda de la Luna nueva, que proporcionará un cielo particularmente oscuro). Los astrónomos cotejarán los resultados, con los detalles de las horas, nubosidad y la posición del cielo. La estimación global resultante de la distribución de meteoros complementará las mediciones de los profesionales. Gracias a la red global de la IMO (Que incluye miembros en Rusia y México), se tendrán observaciones formales.

¿Cómo observarlos?

Lo mejor de este espectáculo, es que no se necesita un equipo especial, o una formación técnica para disfrutarlo. Este fenómeno comienza en la segunda quincena de julio, y el momento idóneo para observarlo es en las noches del 11 al 13 de agosto (depende del año, en este 2010 fue la noche del 12 al 13 al agosto), cuando la 'lluvia' alcanza su máximo (A este punto se le conoce como Tasa Horaria Zenital 100). Este fenómeno es solo visible en el hemisferio norte dada la alta declinación de radiante, que impide su observación en regiones australes. Como se mencionó en un principio, el punto ideal para localizar este fenómeno es en la constelación de Perseo, punto radiante, el cual se irá desplazando a medida que la Tierra continúe con su periodo de rotación, por lo que se recomienda el llevar un mapa celeste para saber donde mirar durante la noche, una última recomendación, cuando se quiera observar este fenómeno, ir a lugares donde no haya contaminación lumínica. Este año, el fenómeno concluirá el 24 de agosto.

Lluvia de Perseidas.
Crédito: NASA

Un plus

Pero esta vez, el espectáculo se complementó con una conjunción planetaria. Después de un mes de lenta convergencia, los planetas Marte, Saturno y Venus, crearon una formación, un triángulo, y a esto se agregaron Mercurio y Vesta (Asteroide). Una alineación de este tipo, no es frecuente, y en la antigüedad, estos eventos tenían un significado especial (no ahondaremos en ello).

Triángulo Celeste.
Crédito: Tafreshi Babak


Fuentes:





J. Boroviˇcka, P. Spurný, & P. Koten.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Con la tecnología de Blogger.