La observación más reciente a Mercurio revela sorpresas

jueves, 15 de julio de 2010

Imagen mejorada en color de la cuenca  Caloris en Mercurio.
Crédito: Imagen producida por NASA/Johns Hopkins University Applied Physics Laboratory/Arizona State University/Carnegie Institution of Washington.

Los volcanes más jóvenes, las tormentas magnéticas más fuertes y la más intrigante exósfera: tres nuevos artículos de los datos obtenidos durante el tercer sobrevuelo en Mercurio de la sonda espacial MESSENGER (MErcury Surface, Space ENvironment, GEochemistry, and Ranging) en septiembre del año pasado, ofrece nuevas perspectivas sobre el planeta más cercano a nuestro Sol. Los nuevos hallazgos hacen que los equipos científicos estén aún más ansiosos de tener la sonda alrededor de Mercurio. El investigado principal, Sean Salomon dijo: "Cada vez que nos encontramos con Mercurio, descubrimos un nuevo fenómeno. Estamos aprendiendo que es un planeta extremadamente dinámico, y así ha sido a lo largo de su historia. Una vez que la MESSENGER se adentre de forma segura en órbita alrededor de Mercurio en Marzo del 2011, tendremos un espectáculo estupendo".

La mirada más cercana a las planicies de Mercurio sugieren una actividad volcánica que duró más de lo que se pensaba. Por las nuevas imágenes, los investigadores identificaron una cuenca de 290 km de diámetro en el pico, entre los más jóvenes observados en el planeta. La región denominada Rachmininoff, se caracteriza por un deslizamiento excepcional y llanuras con pocos cráteres, formados posteriormente a la cuenca, probablemente de flujo volcánico.

Louise Prockter, de la John Hopkins University Physics Laboratory, una de las científicas adjuntas del proyecto MESSENGER mencionó "Interpretamos estos planos por ser los depósitos volcánicos más jóvenes encontrados hasta hoy en Mercurio. Por otra parte, una depresión irregular rodeada por un halo difuso de material brillante al noreste de la cuenca marca un candidato de explosiva ventilación volcánica, más grande que cualquiera identificada previamente en Mercurio. Estas observaciones sugieren que el vulcanismo en el planeta se extendió mucho tiempo más del que pensábamos, quizá hasta la segunda mitad de la historia del Sistema Solar".

Un doble anillo en la cuenca Rachmaninoff revela actividad volcánica reciente en Mercurio
Crédito: NASA/Johns Hopkins University Applied Physics Laboratory/Carnegie Institution of Washington

Durante el tercer sobrevuelo, el equipo tuvo la oportunidad de tomar medidas del campo magnético de Mercurio y esto ocurrió durante un tiempo en el cual el planeta fue 'golpeado' por viento solar. El magnetómetro del MESSENGER registro por primera vez la subtormenta como la acumulación o la carga de energía magnética en la cauda magnética de Mercurio. La cauda magnética se incrementó y decresió en factores que van de 2 a 3.5 durante breves periodos (dos a tres minutos).

James A. Slavin, un físico espacial del NASA's Goddard Space Flight Center y miembro del equipo científico del MESSENGER mencionó que: "La carga y descarga observada en el extremo de la cauda magnética de Mercurio implica que la intensidad relativa de las subtormentas debe ser mayor que la terrestre. Sin embargo, lo que es más emocionante es la correspondencia entre la duración de los aumentos del campo magnético de la cauda y el tiempo de ciclo Dungey, el cual describe la circulación del plasma a través de la magnetósfera".

Las subtormentas terrestres son alimentadas por procesos similares (excepto que la carga de nuestra magnetósfera es diez veces más débil y ocurre en el curso de una hora). Por lo tanto, las subtormentas de Mercurio deben liberar más energía que las terrestres.

La tercer publicación analiza datos de instrumentos especializados a bordo de la sonda para obtener una imagen clara de la exósfera ionica y neutral de Mercurio. La exósphera es una atmósfera tenue de átomos e iones derivados de la superficie planetaria y del viento solar. En las observaciones, es de notar las diferencias en la altitud de elementos como el magnesio, calcio y sodio sobre los polos. Esto indica varios procesos están trabajando y cada proceso puede afectar a un determinado elemento de manera diferente.

Ron Vervack, también del Applied Physics Laboratory dijo. "Una característica notable en la región de la cauda, cercana al planeta es la emisión de átomos neutros de calcio, los cuales exhiben un pico  en dirección al amanecer ecuatorial que ha sido consistente tanto en localización como en intensidad durante los tres sobrevuelos. La exósfera de Mercurio es altamente variable debido a la órbita excéntrica de este planeta y los efectos de un entorno espacial en constante cambio. Observar que la distribución de calcio se mantiene relativamente constante, es una completa sorpresa".

Para Saber Más:



Loise M. Prockter et al.

Sean C. Solomon et al.

Sean C. Solomon et al.

Laura Kerber et al.

Ronald J. Vervack, Jr. et al.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Con la tecnología de Blogger.