Construcción de una Base Lunar. Retos y Peligros.

sábado, 3 de julio de 2010
Así que, queremos ir a la Luna. ¿Por qué? Porque la Luna es una "escala" ideal para que podamos acumular materiales y personal fuera del 'pozo' gravitacional terrestre. Desde la Luna podemos enviar misiones a espacio profundo y transbordadores coloniales a Marte. El turismo también podría estar interesados en visitas cortas. Compañías mineras no dudarían en establecer campamentos. El interés científico es también un atractivo importante. Por la razón que sea, para mantener una presencia constante en este pequeño satélite polvoriento, necesitamos construir una base lunar. Ya sea en corto o largo plazo, pero necesitaremos colonizar la Luna. Pero ¿dónde viviríamos? ¿Cómo podríamos sobrevivir en este territorio hostil? Aquí es donde los ingenieros estructurales intervendrán, para diseñar y construir los hábitats más extremos concebidos.

Inflable Moon Base Concept (1989) By NASA


Las misiones tripuladas a Marte ocupan mucho espacio en los medios, en lo que a esfuerzos de colonización se refiere, así que es tiempo de enfocar los conceptos establecidos en curso, para colonizar la Luna. Actualmente, contamos con un medio de transporte para llegar allí (de hecho, desde hace 40 años) y nuestra tecnología está los suficientemente avanzada como para sostener vida en el espacio, el siguiente paso, es comenzar la construcción. Veamos los problemas inmediatos que enfrentan los ingenieros en la planificación de los hábitats en el paisaje lunar.

El debate aún no es enconado en cuanto a si el hombre debería establecerse primero en la Luna o en Marte. Marte es frecuentemente considerado el desafío definitivo para la humanidad: vivir en otro planeta. Sin embargo, mirando el cielo durante las noches claras, el brillante y alcanzable es la Luna. Desde aquí, podemos observar los detalles del paisaje lunar a simple vista, está muy cerca (astronómicamente hablando), por lo que muchos creemos que la Luna debería ser el primer puerto de escala antes de comenzar el viaje al planeta rojo. También ayuda el hecho de que ya estuvimos allí...

Tripulación del Apollo 17 en la superficie lunar, última misión tripulada
Crédito: NASA


Las opiniones han cambiado un poco en los últimos años, desde el plan "Mars Direct" (a mediados de los 90's) a la idea de "Moon First", y este cambio se dio por el ex-presidente de EEUU, George W. Bush, cuando en 2004 propuso planes para restablecer la presencia humana en la Luna antes de comenzar a planear visitar Marte. Tiene sentido, muchos problemas fisiológicos humanos, están pendientes de identificar, además de que la tecnología para la colonización sólo puede ser probada en toda su extensión cuando... bueno... colonicemos.

Entender cómo el cuerpo humano  se adapta ala vida en baja gravedad y cómo las nuevas tecnologías se desarrollen en un lugar cerca de casa, será no solo darles un 'seguro' a los colonos lunares y a los astronautas, también es una medida razonable. La exploración espacial ya es lo bastante peligrosa, minimizar el riesgo de falla de la misión, será decisivo para el futuro de las exploraciones tripuladas del Sistema Solar.

Entonces ¿por dónde empezar cuando se diseña una base lunar? Al inicio de la lista de los ingenieros estructurales, sería el daño que los materiales de construcción pueden tener cuando se exponen al vacío, los daños provocados por las severas variaciones de temperatura, el impacto de micrometeoritos a alta velocidad, alta fuerza hacia el exterior, debido a la presión interior de los hábitats, material quebradizo de muy bajas temperaturas y la abrasión acumulada por los rayos cósmicos de alta energía, además de las partículas solares, estos serían los factores iniciales en la fase de planificación. Una vez que se definen todos los riesgos, el trabajo puede comenzar en las estructuras.

La Luna ejerce una atracción gravitacional de 1/6 de la Tierra, para que los ingenieros podrán construir estructuras menos restringidas por la gravedad. Además, los materiales locales deben ser utilizados cuando y donde sea posible. El costo de lanzamiento desde la Tierra, de materiales de construcción sería astronómico, por lo que deberán de extraerse. El regolito lunar (granos finos de roca pulverizada), por ejemplo, se puede utilizar para cubrir los hábitats y así proteger a los colonos de cáncer, causado por los rayos cósmicos y proporcionar aislamiento. Según los estudios, una capa de regolito, de un espesor de 2.5 metros, puede proteger al cuerpo humano a un "nivel seguro" de la radiación de fondo. Se necesitará también una alta eficiencia energética, por lo que los diseños deberán incorporar materiales altamente aislantes para asegurar una pérdida de calor mínima, y se debe considerar una protección adicional contra los impactos de meteoritos, dado que la atmósfera presente, es casi nula para quemar los cuerpos espaciales entrantes. Una buena idea serían viviendas subterráneas ¿no?

Base Lunar
Crédito: Center for Structures in Extreme Environments


La construcción de una base será una tarea muy difícil. Obviamente, el medio ambiente de baja gravedad, supone cierto grado de dificultad a los trabajadores de la construcción para moverse, pero la falta de atmósfera podría ser perjudicial. Sin la amortiguación del aire alrededor de las herramientas de perforación, la fricción dinámica se amplificará durante estas tareas, lo cual generará grandes cantidades de calor. Las rocas y las brocas podrían fusionarse, obstaculizando el progreso. Si se requieren realizar tareas de demolición, las explosiones en el vacío, crearían un sinnúmero de proyectiles de alta velocidad, desgarrando todo en su camino, pues no hay atmósfera que aminore su velocidad (no sería agradable estar cenando en un hábitat inflable durante las actividades de minería, y que un fragmento de roca volara en tu camino). Además, el polvo expulsado oscurecería todo y se asentaría en la maquinaría, contaminando todo. La descontaminación a través de cámaras de aire puede no ser lo suficientemente eficaz para eliminar todo el polvo de los trajes espaciales, el polvo lunar sería ingerido y respirado (un riesgo a la salud no comprendido plenamente hasta que estemos allí).

Para Saber Más:

Haym Benaroya; Leonhard Bernold; and Koon Meng Chua.

Center for Structures in Extreme Environments

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Suena chidísimo, pero yo vivo en la luna desde hace un buen, jajaja, Salu2, muy interesante. Que la fuerza te acompañe.

Torjo Sagua dijo...

Jajaja. Bueno, comienza a tomar en cuenta esto para tu vivienda allá. Saludos y gracias por comentar.

Publicar un comentario en la entrada

Con la tecnología de Blogger.